Urología

Urología y Uroginecología

Si las mujeres van al ginecólogo, ¿por qué no visitan los hombres al Urólogo? Pues muchas veces por prejuicios, miedos o puro desconocimiento sobre la importancia del diagnóstico precoz en las enfermedades de próstata, vejiga y testículos...

¿Cuándo visitar al urólogo?

UrologiaSi las mujeres van al ginecólogo, ¿por qué no visitan los hombres al urólogo? Pues muchas veces por prejuicios, miedos o puro desconocimiento sobre la importancia del diagnóstico precoz en las enfermedades de próstata, vejiga y testículos para un tratamiento con éxito. No hay que esperar a que haya dolor o repercusiones en la vida sexual para consultar, dado que este tipo de revisiones urológicas deberían ser anuales, especialmente entre aquellos varones con antecedentes o en edad de riesgo.

Sin embargo, entre los hombres no está tan extendida la idea análoga de que es altamente recomendable prestar atención a la salud de sus genitales y su aparato reproductor. De hecho, son pocos los que mensualmente examinan sus testículos (como las mujeres sus pechos) o visitan al urólogo para que les haga una exploración global periódicamente. Es más, algunos desconocen incluso a qué tipo de médico o especialista deben dirigirse.

Resulta alarmante que menos del 10% de los varones acuden regularmente a las revisiones urológicas, privándose del diagnóstico precoz de algunas enfermedades de carácter grave como el cáncer de próstata o de testículo, los cuales con una detección rápida tienen un porcentaje altísimo de tratamiento con éxito.
De igual forma, la infección por Virus Papiloma Humano (VPH) constituye un importante problema en la población masculina. Se estima que la mitad de los hombres con al menos tres contactos sexuales en su vida presentarán infección por algún serotipo del virus. La incidencia de varones portadores en nuestro medio es alta y sin duda justifica una evaluación especializada y oportuna.
Entonces… ¿Cuál es el temor de acudir a una consulta con el Urólogo?
La idea preconcebida de que la evaluación clínica es dolorosa. Cuando la verdad es que la exploración de la uretra, los testículos y el tacto rectal, aunque en algún grado incómoda, es prácticamente indolora.

Los prejuicios existentes, en su mayoría entre los hombres heterosexuales, acerca de dejarse examinar o tocar el ano, pues lo asocian erróneamente a pérdida de virilidad, homosexualidad o algo vergonzoso.

La falsa creencia de que si algo no duele es innecesario acudir al médico. Esto es un error, porque hay que observar alteraciones en el tamaño, textura de los testículos, cambios en la orina, etc., y permitir que sean los Médicos Especialistas los que valoren posibles trastornos que a veces no pueden descubrirse si no es por exámenes médicos periódicos.

El resultado de estos miedos y tabúes es que muchos acaban posponiendo la visita tan temida hasta que perciben dificultades en sus relaciones sexuales. En este orden el principal motivo de consulta es la disfunción eréctil.

Otro de los problemas por los que más frecuentemente acuden es la infertilidad, ya que entre el 70 y 90% de las veces la causa es una reducida capacidad de la producción de espermatozoides, lo que puede originarse por alguna anomalía en los testículos tras la presencia de pequeñas várices (afección conocida como varicocele). Esto puede solventarse mediante cirugía correctiva, con la que se recupera la fertilidad en el 80% de los casos.

UNIFEM te recomienda consultar inmediatamente al Urólogo si tienes dificultad para orinar, si se micciona más de una vez por la noche o con sangre, si el chorro es delgado, si se escapa la orina o se tiene la sensación de que no se vacía correctamente la vejiga.

Si leyendo nuestra página ya te has decidido a acudir a la consulta, quizá sea de tu interés saber qué pruebas se realizan en nuestra Unidad en este tipo de revisiones anuales. Las más comunes son: un examen físico en el que se enfatizará la exploración genital, testicular y/o prostática según sea el caso, una ecografía urológica, una flujometría si se sospecha de obstrucción urinaria y una valoración del nivel de PSA (antígeno prostático específico) en sangre, porque de estar elevado sería indicativo de alguna enfermedad en la próstata.

QUE ES LA UROGINECOLOGÍA?

La uroginecología es una disciplina médico-quirúrgica, subespecialidad de la ginecología y de la urología, que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con los aparatos urinario y genital femenino, muy especialmente las disfunciones del suelo pélvico. En la actualidad el nombre más acorde para el médico dedicado a esta subespecialidad de la medicina es “Especialista en Disfunción del Piso Pélvico”.

¿QUE ES EL PISO PÉLVICO?

El piso pélvico está formado por los músculos, los ligamentos, los tejidos conectivos y los nervios que sostienen vejiga, el útero, la vagina y el recto, y ayuda a que estos órganos pélvicos funcionen.

¿CUALES SON LAS CAUSAS DE LOS TRASTORNO DEL PISO PÉLVICO?

El parto, levantar objetos muy pesados de forma repetida, las enfermedades crónicas y la cirugía pueden debilitar el piso pélvico. Los factores hereditarios también pueden contribuir.

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE LA UROGINECOLOGIA?

El abordaje de todos estos problemas ha permitido que el especialista  desarrolle modernas técnicas de tratamientos quinésicos y quirúrgicos mínimamente invasivos que dan estupendas soluciones a las mujeres que lo requieren. Hoy una incontinencia urinaria al esfuerzo, el cual es limitante para muchas actividades, puede solucionarse con una mínima cirugía, inclusive ambulatoria y con anestesia local. La vergüenza de padecer estas enfermedades y el desconocimiento de los progresos de la medicina en sus tratamientos lleva a muchas mujeres a esconderse o cerrar su vida social, laboral y sexual y afectar seriamente su psique.

Dentro de las enfermedades tratadas por los especialistas en uroginecología se encuentran:

  • Casos de incontinencia urinaria
  • Disfunción sexual femenina
  • Divertículos uretrales
  • Dolor pélvico crónico
  • Fístulas urogenitales
  • Patología urológica en la gestación
  • Prolapso vaginal

   Estas enfermedades son casos que requieren de un especialista en virtud de la complejidad de los eventos. Además se requiere un diagnóstico y tratamiento personalizado, puesto que alteran la calidad de vida en muchas mujeres.

PROLAPSO / CISTOCELE Y RECTOCELE

Aunque no se trata por lo general de un proceso peligroso, un prolapso de vejiga puede interrumpir el flujo de orina y producir una infección en el sistema urinario. Un prolapso total de la vejiga, acompañado de un prolapso de útero, es potencialmente fatal sobretodo en ancianas.
Estos trastornos se originan cuando las paredes debilitadas de la vagina permiten la salida de la vejiga y recto a través del canal vaginal. El prolapso de la vejiga, cuyo nombre médico es cistocele, es más común que el prolapso del recto, que recibe el nombre de rectocele.

INCONTINENCIA URINARIA

La incontinencia urinaria  es una condición que afectará en algún momento de su vida a por lo menos el 50% de las mujeres. La incontinencia urinaria se define como la pérdida involuntaria de orina. Si está perdida constituye un problema social y/o higiénico es indicado tratarla.
Las incontinencias urinarias se clasifican en varios tipos pero las más importantes para nosotros los uroginecólogos son las siguientes:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • La incontinencia de orina de urgencia.

¿COMO SE TRATAN ESTAS AFECCIONES?

Una vez que los médicos determinan la causa del trastorno del piso pélvico, pueden brindar diversas opciones de tratamiento, que incluyen:

  • Medicamentos.
  • Fisioterapia
  • Modificación de la conducta;
  • Medicina alternativa;
  • Reconstrucción del piso pélvico con técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas y más complicadas. Las especialidades incluyen cirugía vaginal, abdominal, laparoscópica.

UNIFEM… Si es posible prevenir.

Especialidades

Haga una cita o deje un comentario

Le invitamos a hacer una cita o escriba su comentario o inquietud que con gusto le responderemos a la brevedad.

Se necesita un valor.Se necesita un valor.Se necesita un valor.Formato no válido.

Se necesita un valor.Formato no válido.Se necesita un valor.Formato no válido.Se necesita un valor.Formato no válido.

Se necesita un valor.Formato no válido.Se necesita un valor.Formato no válido.Se necesita un valor.Formato no válido.

Se necesita un valor.Se necesita un valor.Se necesita un valor.